Sobreviviendo a la irlandesa

Lo nuevo enamora y emociona la mayoría de las veces pero cuando la rutina hace su entrada triunfal (porque nada es para siempre, o eso decían Teo Cardalda y María Monsonis allá por los 90 ) cada día parece mas largo y esas fuerzas con las que llegaste van menguando.

Despúes de meses perdida por la verde Éire sin dar señales de vida, creo que lo mejor es hacer un pequeño resumen de lo que se podría considerar relevante, ya que como bien sabemos, lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Lo mas relevante se podría resumir en que para darle un poco de emoción a mi estancia aquí, decidí jugar a los coches de choque. Digamos que todos sabemos que pararse después de una curva en una carretera donde difícilmente entran dos coches no es el mejor sitio, pero lo que nos olvidamos es que los irlandeses además de conducir por la izquierda también piensan solo con la parte izquierda del cerebro (con esto no me exculpo)

Después del pequeño percance las cosas se complicaron. Vivir en medio del monte sin medio de transporte posible para encontrarte con el resto del mundo no deja muchas posibilidades de entretenimiento, descartando obviamente hacer el puzzle de Minnie Mouse de 20 piezas 4 veces al día.

Así pues, he pasado de mantener la casa limpia a dejar que los niños manchen lo que quieran, ya que de esa manera, por lo menos, tengo algo que hacer y la excusa perfecta para no estar 4 horas encerrada en la sala de juegos jugando a que el trozo del vestido del oso es un delicioso pollo al curry.

blog2

Ahora mis mejores amigas no pasan de los 5 años o comen hierba. Se me ilumina la cara cada vez que veo ropa mojada en la lavadora. Si no la hay corro desesperada hacia el tendal rezando porque haya 5 kilos de ropa seca esperándome para ser doblada y amontonada por colores o tallas y así, con suerte, cuando levante la mirada por decimonovena vez descubrir que ha pasado ya media hora.

He llegado a un punto en el que ordeno los alimentos dentro de la nevera, los platos y los utensilios de la cocina y hasta coloco los 250 peluches correctamente mirando al frente. Por no decir que tengo conversaciones sobre el sentido de la vida con un bebé de 1 año.

Puede que esto se me esté yendo de las manos, pero aunque sea tarde y a rastras, al final siempre acabamos descubriendo que los beneficios son superiores a los riesgos.

Anuncios

One Comment

Add yours →

  1. ANIMO LAURA QUE YA QUEDA POQUIÑO…..BIKIÑOS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: